Una falta de respeto (La Tribuna, 13-10-2020)

U

Parece mentira que los organismos que tienen que velar por el fútbol sean los que más lo maltratan y dejan en evidencia demasiadas veces que lo único que les interesa es el negocio, los millones de euros que se mueven y de los que tienes quieren tener su parte de pastel. Esa es simple y llanamente la pelea que llevan LaLiga y la Federación Española de Fútbol, una lucha de poder en la que demuestran lo poco que les importa el deporte y lo mucho que les importa el negocio.

La nueve temporada ha empezado marcada otra vez por las medidas de control para evitar en todo lo que se pueda la incidencia de la Covid. En eso ha que alabar la labor de LaLiga. En eso sí que está cuidando a los futbolistas, pero no nos engañemos, quizás es porque son los principales actores de una obra que no se podría representar sin ellos. Ahí la RFEF tiene muchas carencias y las sufre el fútbol modesto, empujado sin control a una competición que difícilmente se podrá llevar a cabo sin unas medidas sanitarias que los clubes no puede asumir.

Lo que vivimos la pasada semana con el cambio de día de juego de tres partidos el mismo jueves denota el escaso interés que unos y otros tienen por el fútbol, por el deporte. Les importa tres narices la preparación de los equipos, la organización de sus desplazamientos y, por supuesto, se las trae por el pito del sereno la afición. Si los campos pudieran llenarse, está claro que les habría dado lo mismo y que los partidos se habría cambiado, por mor de una lucha por el poder que no tiene visos de solucionarse. Una falta total de respeto.

Ya del Alba ni hablamos.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Mis Tweets