Una nueva normalidad que no es normal (La Tribuna, 06-10-2020)

U

La situación sanitaria no se ha solucionado, ni mucho menos, pero muchos parecen no darse cuenta y quieren volver a una normalidad que no se sabe si volveremos a tener. Esa nueva normalidad tampoco existe, por la situación no es normal y el mundo del deporte, principalmente sus bases, están pagando lo mal que se han estado haciendo las cosas.

La pandemia nos sorprendió y hubo que tomar medidas drásticas, pero a poco que la presión remitió nos pensamos que ya se podía hacer vida normal, como si nada pasará, como si el virus se hubiera ido. Pues como no se ha ido, hacer esa vida normal ha significado un gran repunte de contagios y que el mundo del deporte viva, tristemente, como muchos no se pueden poner en marcha y los que lo hacen no tienen clara su seguridad, porque no todos tienen el potencial económico de LaLiga. El resto de competiciones futbolísticas y de otros deportes no tienen el soporte económico para hacer dos PCR todas las semanas.

De ahí que iniciar las competiciones en Segunda B y Tercera, además del baloncesto, el voleibol, el rugby o el fútbol sala, presente muchas dudas, máxime cuando se va a permitir el público en las gradas. Es curioso que los profesionales, los que tienen más capacidad de control, no dejen pasar público y el resto si pueda hacerlo. Y, ojo, que la supervivencia de muchos clubes depende de ello, así como muchos puestos de trabajo, gente que no cobran sueldos millonarios pero cuyo día a día y sus familias subsisten gracias a ese salario.

La situación de las escuelas deportivas da también para mucho que hablar, pero como tantas otras veces, el deporte, ha sido uno de los grandes olvidados por nuestros políticos.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Mis Tweets