Este Albacete huele a ascenso (La Tribuna, 22-04-14)

E

El Albacete Balompié tiene el primer puesto del grupo IV prácticamente asegurado. Tras la victoria sobre el Melilla, la séptima consecutiva que consigue el equipo de Luis César, alcanzar el primer objetivo de esta temporada está muy cerca y todavía faltan tres jornadas por disputarse.

Le van a sobrar dos jornadas al Albacete, que debe sentenciar el primer puesto en Almería. Incluso podría ser campeón antes de jugar, si La Hoya, que juega a las 12 horas en El Carpio frente al Córdoba B, no gana, porque su derrota el domingo los dejó a ocho puntos de los manchegos con nueve por disputarse. Sólo falta pues rematar una temporada de lujo para quedarse con ese primer puesto que otorga mayores posibilidades de cara a los play off de ascenso.

Los merecimientos son muchos, sobre todo por el estilo y forma de juego que tiene el Albacete. Tras el partido con el Melilla, mi amigo y compañero de profesión Román Escudero, que habitualmente sigue a La Roda CF y que el domingo tuvo la oportunidad de ver el Albacete-Melilla ya que los rojillos habían jugado su partido de la jornada el pasado jueves, dijo que había «flipado» con el juego y la superioridad del Albacete.

Más allá de los resultados, no hay ningún otro equipo en el grupo IV que proponga el fútbol que trata de realizar el Albacete. Dudo mucho incluso que haya algún equipo más en Segunda División B que lo haga, aunque no podría aventurarme porque no he visto jugar a los equipos de los demás grupos, pero es que el Albacete ofrece un fútbol de otra categoría. Su dominio territorial es alucinante y su capacidad para generar llegadas al área rival también. Sólo le falta, como único pero, saber rematar los partidos, apuntillar a su rival, tener un mayor porcentaje de acierto en sus incontables llegadas al área rival. Eso habría dejado un partido más tranquilo frente al Melilla, si en ese arreón de juego y llegadas el equipo de Luis César hubiera marcado el segundo tanto que habría dejado unos plácidos minutos finales.

No se puede tener todo, pero lo más llamativo es el estado de forma con el que algunos jugadores llegan a la recta final del campeonato. Entre marzo, abril, mayo y los primeros días de junio se juega el futuro deportivo de este equipo. Para ello había que llegar a esas fechas con posibilidades. El Alba lo hizo y puso la directa hacia la Segunda División. El estado físico de la plantilla debe ser destacado, así como las pocas lesiones que se han producido a lo largo de la temporada. Con el factor suerte presente, también debe tener su parte de culpa el preparador físico Pedro Gómez, aunque él, en su modestia, no quiera reconocerlo.

El conjunto manchego será primero de grupo y las sensaciones de cara al ascenso son muy buenas, mucho mayores que en los dos años anteriores. La afición también parece haberlo visto así, como se demuestra con una mayor afluencia de gente al Carlos Belmonte. Este año no se puede escapar, porque este Albacete Balompié huele a ascenso.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets