Como cambia el cuento (La Tribuna, 15-04-14)

C

El fútbol levanta pasiones porque suele resultar imprevisible, aunque las cosas no suelen suceder por casualidad. Hace siete jornadas, tras la 28, en la que el Albacete no fue capaz de ganar al Algeciras en el Carlos Belmonte, el conjunto manchego se quedaba a siete puntos del líder La Hoya.

El equipo de Luis César se había mostrado como un equipo llamado a ser campeón durante muchas jornadas, pero La Hoya estaba ahí aguantando hasta que se hizo con el liderato cuando llegó el primer tropezón serio de los manchegos, aquellas dos derrotas seguidas al final de la primera vuelta. Parecía imposible que La Hoya pinchase y siete puntos era una distancia considerable.

Pero el Albacete Balompié ha seguido trabajando con fe y convicción de que se podía, ha contado con una afición que siempre está cuando se la espera y ha conseguido revertir la situación en apenas seis jornadas de forma espectacular. De siete puntos de desventaja que llevaba con La Hoya, seis jornadas después supera al equipo murciano en cinco, es decir, le ha metido 12 puntos con 18 en juego. Ahí es nada.

No resulta nada fácil ganar seis partidos seguidos a no ser que seas el Real Madrid o el Barcelona. Sólo hay que mirar las estadísticas para ver que la última vez que lo consiguió el Albacete fue en la campaña 82-83, en la que por cierto fueron siete las jornadas que se ganaron de forma consecutiva dentro de una racha de 13 encuentros sin perder.

El Albacete Balompié vivió tiempos mucho mejores, con el ascenso a Segunda y después a Primera. Estuvo a punto de jugar la UEFA y quedó séptimo en su debut en la máxima categoría. Regresó a Segunda y luchó por volver, con buenas campañas, como la que hizo regresar al equipo a Primera División. Pues en todas esas magníficas temporadas no se consiguieron ganar seis partidos consecutivos, para que se vea lo difícil que resulta aunque el año culmine con éxito.

El actual Albacete camina con paso firme hacia el campeonato, con cuatro jornadas por disputarse. La lucha por el ascenso espera y parece que el equipo está capacitado para conseguirlo. Además de una gran plantilla, comprometida y unida, el equipo tiene el lujo de contar con un entrenador que sabe perfectamente lo que se hace. Cada entrenar tiene su librillo y el de Luis César suele brillar muchas veces. Como todos, no es perfecto, tampoco el equipo, pero está sabiendo llevar la situación con maestría y una gran dosis de conocimiento sobre lo que lleva entre manos.

El camino se acaba, pero falta rematar la faena. Llega el calor y el final de la temporada. Esperemos que con un final feliz.

Y no puedo dejar pasar la ocasión para cambiar de tercio y felicitar al tenista rodense Guillermo García López por alcanzar el tercer título ATP de su carrera en Casablanca. Nuestro Guille sigue dando guerra y se mantiene entre los mejores tenistas del mundo, lo que no es nada fácil. Con su victoria en el Gran Prix Hassan II, el rodense ha subido 15 puestos en el ranking ATP, hasta alcanzar el 38. Ser el 38 del mundo no es moco de pavo y mantenerse durante tantos años entre los mejores tampoco. Por todo ello, ¡Enhorabuena campeón!

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets