Jornada de sonrisas y lágrimas (La Tribuna, 13-05-14)

J

La última jornada del campeonato suele deparar momentos de alegría y llanto. Los equipos que logran el objetivo sobre la bocina explotan en positivo, mientras que los que se ven abocados al desastre implosionan en negativo.

Casi todas las noticias del fin de semana futbolístico fueron positivas para los equipos albaceteños, empezando por un Albacete que ganó en La Línea y consiguió un doble objetivo, igualar el famoso récord de puntos de Segunda B y llegar al play off de ascenso con la dinámica positiva que provoca una victoria.

En la misma balanza positiva están el CP Villarrobledo y la UD Almansa, que jugarán los play off de ascenso a Segunda B. Los de Benigno Sánchez ya estaban clasificados con antelación, mientras que los de Mario Simón estuvieron caminando por el alambre en las últimas jornadas hasta que lograron meter la cabeza en la cuarta plaza merced a su triunfo y la no victoria del Talavera. Dos equipos tendrán pues la oportunidad de recuperar para nuestra provincia la plaza que ha dejado La Roda CF en Segunda B.

Al equipo rojillo se le acabó el sueño de estar en la categoría de bronce. Tres campañas ha podido disfrutar su afición de un fútbol diferente y la visita de rivales históricos al Municipal. Un lujo que se ha perdido en una temporada extraña en la que, seguramente, se han cometido más errores que aciertos, y de ahí el fatal desenlace.

Decir que La Roda CF ha vivido por encima de sus posibilidades tampoco sería cierto. El equipo rojillo buscó el ascenso y lo encontró, con mucho trabajo, tanto de jugadores y técnicos como directivos. Mantener ese sueño también costó, con un presupuesto modesto, un campo pequeño y una afición fiel pero limitada al tratarse de una localidad pequeña.

Por todo ello hay que estar feliz con estos tres años que La Roda CF ha regalado a su afición en la Segunda División B, y no por ello se deba ahora perder el norte al enjuiciar o valorar el por qué de un descenso que nadie quería y que sí se produjo es porque algo no se hizo bien. Los malos resultados no vienen solos y la suerte puede influir en algún momento, pero después de 38 jornadas, si un equipo está abajo, es por méritos propios.

La dinámica de La Roda CF era excelente en el arranque de la temporada. En el primer tercio del campeonato, el equipo entrenado por Alberto Monteagudo, con el goleador Arturo en plan estrella, fue la gran sorpresa del grupo y llegó a estar quinto en la jornada 13.

Pero de la noche a la mañana todo se truncó y el club entró en una espinal negativa que se agravó por las lesiones y la venta de Arturo. Dimisión de directivos, impagos a los jugadores, dudas en el banquillo, falta de conexión entre el entrenador y el director deportivo, culebrón en la destitución de Monteagudo.

Todo ello se tendrán que analizar en el club, porque ese clima de inestabilidad no habrá ayudado, sin duda. Las equivocaciones hay que asumirlas, aunque ya estamos acostumbrados, y no sólo en el mundo del fútbol, de que los responsables echen balones fuera y culpen al empedrado, en lugar de hacer autocrítica y seguir hacia delante con la cabeza alta, porque otra cosa no, pero La Roda CF puede ir con la cabeza bien alta después de estos tres años de pelea, lucha y entrega en la Segunda B. Se acabó un ciclo. Ahora empieza otro y seguro que los rojillos volverán a darnos muchas alegrías y tendrán otra vez la oportunidad de estar en Segunda B, porque la experiencia, debe servir para algo.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets