Desastre deportivo (La Tribuna, 03-05-11)

D

Desde luego, la temporada deportiva que está a punto de finalizar será recordada durante mucho tiempo en Albacete como la más desastrosa de las que se recuerdan desde tiempos inmemoriales. El poco deporte de competición que sobrevivía a la crisis en Albacete se va a pique, aunque seguro que gracias precisamente a esa crisis de la que hablamos alguno podrá resurgir de sus cenizas.

La desaparición de la máxima competición del Club Voleibol Albacete fue el inicio de una cuesta abajo que alcanza esta campaña cotas inimaginables.

Obviamente el principal edificio que se nos cae es el Albacete Balompié, que desaparecerá de la Liga de Fútbol Profesionales por la incapacidad manifiesta de sus dirigentes de manejar la situación deportiva de la entidad. En su haber quedara haber solventado, como así se espera, una situación económica heredada y enquistada durante muchos años. Además, era totalmente necesario para su supervivencia del club, porque si el desastre pasa sin tener amarrado lo económico, la historia del Albacete Balompié habría llegado a su fin. Será doloroso y un tremendo palo para el ambiente futbolístico de la ciudad ese descenso prácticamente consumado a la Segunda División B y que influirá negativamente en las muchas personas que, directa e indirectamente, viven del fútbol, porque el escalón que separa la Segunda de la Segunda B es tremendamente grande y donde se nota, principalmente, es en los ingresos, que bajarán a más de la mitad.

En la División de Plata de fútbol sala la cosa no podía haber ido peor. Después de salvarse con mucha lucha en la anterior temporada, en esta no se ha podido evitar la debacle por partida doble y tanto el Albacete FS como el Tobarra FS ya han consumado su descenso a falta todavía de una jornada para finalizar el campeonato.

En el caso del Tobarra se duda incluso que el club pueda mantenerse, porque ya se sabe que los esfuerzos económicos se aguantan cuando las cosas van bien, pero cuando se pierde no hay manera de mantener en pie el edificio.

El caso del Albacete FS es distinto. Desde hace algunas temporadas, y con el objetivo de limpiar la deuda que se mantiene del año en División de Honor, donde las cosas no salieron nada bien, ni en lo deportivo ni en lo económico, el club se mantiene con chavales de la casa, a bajo coste, lo que ha permitido ir a duras penas sobreviviendo en lo económico.

Ahora, sabiendo que la situación en la competición es muy complicada para muchos, podrían ser repescados por falta de equipos para completar la categoría, que ya bajó el pasado verano de dos a un grupo y, como sigan cayendo equipos, seguro que hay plazas para los descendidos. Otro desastre ha estado en el baloncesto, con el retorno de un equipo albaceteño a la Liga EBA. En su estreno, el Albacete Cinco no ha podido mantener la categoría a nivel deportivo, pero también buscará la repesca ante la avalancha de descalabros económicos que se están produciendo en todas las competiciones. Cuando el deporte se sustenta en gran medida de las ayudas institucionales y las instituciones ya no tienen ni para pagar el sueldo a sus funcionarios, pues obviamente uno de los primeros a los que se les corta el grifo es a los clubes, que ahora no tienen donde agarrarse.

Lo dicho ya en otras ocasiones, que siempre nos quedarán, por lo menos, los Juegos Deportivos Municipales y las Carreras Populares.    

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets