El Alba está donde se merece (La Tribuna, 10-05-11)

E

El Albacete Balompié no ha podido sobrevivir a ese virus que parece afectar a casi todos los clubes a lo largo de su trayectoria y dará con sus huesos en la Segunda División B la próxima temporada. Este fin de semana no se produjo finalmente el descenso matemático, pero llegará casi con toda seguridad este miércoles, pues incluso al Alba no le puede valer ni el triunfo frente al Numancia, algo que también está por ver porque este equipo parece que ya no le va a ganar a nadie.

Hubo alguno que ya dijo hace varias semanas que el Albacete acabaría colista y ese camino lleva el equipo primero entrenado por Antonio Calderón, luego por David Vidal y ahora por Mario Simón. Y como dice el refrán, tanto va el cántaro a la fuente que termina rompiéndose, y eso le ha pasado al Alba, que tantos años rondando el descenso a Segunda B que al final se ha consumado.

Estaba claro que haciendo las cosas mal te puedes librar una vez, incluso dos, pero al final acabas echando por la borda los muchos años de trabajo de mucha gente, una vez bueno, otra regular y otra, como ahora, rematadamente malo. Quizás el error fue que Candel no se rodeó de buenos profesionales, una premisa que siempre ha pregonado, quizás en el propio Consejo estuvo el virus que hizo que cada uno remara para un lado distinto provocando la zozobra de la nave, quizás Candel se dejó llevar por su experiencia de hace 20 años sin darse cuenta de que el fútbol ha cambiado mucho. El caso es que el Alba se va de vuelta al hoyo del que salió en 1990 y al que no debería haber vuelto a poco que se hubieran hecho las cosas medianamente bien. Viendo la categoría, son muchos los equipos rematadamente malos que están haciendo una campaña digna y suficiente para mantenerse en Segunda. Y menos mal que teníamos a Keylor Navas en la portería, que si no habríamos estado descendidos matemáticamente en el mes de febrero. Hay quien dice que con la actual plantilla el Alba sería un equipo de mitad de la tabla en Segunda B, pero yo creo que estaría peleando por no descender a Tercera.

Menos mal que no todo ha sido un desastre y el Consejo ha sabido resolver un problema, el económico, que venía de lejos y que todos pensaban que iba a ser lo que finalmente rematara a este club que ha estado nadando en la mediocridad en los últimos años. Con buen criterio y obligados por la situación, el club se fue al concurso y parece que se va a cerrar con la supervivencia de la entidad, que no es moco de pavo. Una reducción de la deuda y el aplazamiento de los pagos hará que el Alba pueda mantenerse en Segunda B, aunque no se sabe por cuantos años. Vamos a esperar que el Alba sea un Cádiz o un Las Palmas que han logrado varias veces resurgir de sus cenizas y no sea un Logroñés, un Burgos o un Lleida que ya sabemos todos por donde andan.

Como bien dijo Mario Simón recientemente «a veces hay que dar un paso atrás para coger carrerilla». A ver si es verdad.    

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets