El futuro del Albacete Balompié (La Tribuna, 17-05-11)

E

Los negros nubarrones que se cernían sobre el Albacete Balompié esta temporada terminaron por confirmar lo que se veía venir desde hacía tiempo, el descenso a los infiernos de un club demasiado preocupado por guerras internas, por ese quítate tú pa ponerme yo que se lleva produciendo desde hace muchos años y siempre con los mismos protagonistas, porque, no nos engañemos, el Alba tiene más de 8.000 accionistas, pero al final no llegan a la veintena los que controlan el cotarro, es decir, el paquete accionarial suficiente para pasarse la opinión de los otros 7.980 por el forro.

Consumado el descenso a Segunda División B las decisiones que ya han empezado a tomarse respecto a la plantilla de la próxima temporada dan mucho, mucho, mucho miedo. Todavía no sabemos quién será el director deportivo, algo que debía haberse concretado en febrero, tras el doble fracaso que supuso la confección de la plantilla el pasado verano y que se confirmó en el mercado invernal.

También está el tema del entrenador, al que muy pocos son los que ven al frente del equipo la próxima temporada y mucho no ayuda su intención de ponerse a hacer experimentos en la recta final del campeonato provocando un ridículo que puede acabar con el escaso crédito del que dispone. No es que Mario Simón no sea un buen entrenador.

Nadie duda de sus conocimientos ni su capacidad, al menos desde aquí, pero si hablamos de que el año que viene hay que hacer un equipo para subir quizás habría que echar mano de la experiencia, tanto en el banquillo como en la propia plantilla, y dejarse los experimentos con gaseosa. Muchos se creen que en el Albacete B está la base de la plantilla de la próxima temporada, pero quizás no se dan cuenta de que en el filial lo que hay son jugadores de Tercera y que además militan en uno de los grupos más flojos de la categoría, y hay 18.

De momento su aparición masiva en el primer equipo está demostrando que están muy verdes y que siempre es muy bonito hablar de futuro y de cantera, pero a veces los árboles no nos dejan ver el bosque. Si el Alba quiere hacer un proyecto de futuro a medio plazo, con Mario Simón y los chavales del filial, perfecto, pero sabiendo que para cuajar necesitaran dos o tres temporadas. Si lo que el Alba busca es volver cuanto antes a Segunda División, algo en cierto modo necesario teniendo en cuenta la situación económica de la entidad, pues hay que hacer una apuesta por la experiencia y por un entrenador y unos jugadores acostumbrados a la Segunda División y a las fases de ascenso. Y esto no es que lo diga yo, lo dice la gente de fútbol.

Y en lo que al Consejo de Administración se refiere, también se está hablando mucho sobre si se tienen que ir, pero lo cierto es que, de momento, aquí nadie sale a la palestra para hacerse cargo de la entidad. El club no puede quedar sin dirigentes y, si hay gente que quiere relevar a los actuales, pues nada más fácil que ir a proponérselo, a ver por donde sale la cosa, y no empezar con las habituales intrigas palaciegas a las que nos tienen acostumbrados los unos y los otros.    

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets