El fútbol le debe una al Albacete Balompié (La Tribuna, 12-06-12)

E

No me atrevería a decir que el Cádiz no se mereciera pasar la eliminatoria, sobre todo después de una prórroga en la que fue algo superior al Albacete, al menos en ocasiones claras de gol. Lo que si diré es que el Alba no mereció caer eliminado, pues aunque fuera ‘a los puntos’, mereció mucho más que los gaditanos en esos primeros 180 minutos en los que ni uno ni otro fueron capaces de hacer un gol. Demasiado respeto, demasiado miedo en el Cádiz y el mal endémico del Alba en gran parte de la temporada, el de mucho ruido y pocas nueces, con esa superioridad sobre los rivales que no se traduce en goles. Y es que el Alba, en los play off, sólo ha sido capaz de marcar un gol en cuatro partidos, el que logró Adriá en la ida frente al Orihuela, porque el de la vuelta se lo metió un defensa del conjunto alicantino en propia puerta. No podemos olvidar que en defensa sólo se recibió un gol, pero en las eliminatorias es necesario hacer algo más para seguir adelante.

Está claro que la lesión de Tete en esta recta final del campeonato ha sido decisiva, pero es increíble que un equipo con Calle, Curto, Molina y Viguera en su delantera se muestre tan impotente de cara al gol como ha estado el Alba en estos play off y en gran parte de la segunda vuelta. Quizás el problema estuvo en el centro del campo, donde no hubo un líder en la creación, un canalizador que mandara, dirigiera, empujara y ordenara. El Alba sorprendió en el inicio del campeonato con dos bandas muy rápidas, pero poco a poco los rivales le cogieron el truco y, sin más jugadas que esos balones largos desde la defensa a los costados para que extremos y delanteros se inventasen una ocasión, el equipo llegó demasiado justo de recursos a estos play off.

Nada se le puede decir a una plantilla que lo ha dado todo, que se ha exprimido sobre el campo, que ha puesto siempre la otra mejilla cuando se la ha criticado, que se ha levantado cada vez que ha caído, que supo devolver a la afición una ilusión pérdida hace tiempo y que ha remado siempre en el mismo sentido, tanto los que jugaban como los que no, demostrando que la unión hace la fuerza. Pero todo ello no ha  sido suficiente. Ya se sabía lo difícil que es ascender; son 80 equipos y sólo cuatro lo logran, dos campeones y otros dos entre 14 en tres eliminatorias. Realmente complicado y el Alba, no nos engañemos, no ha ido sobrado en el grupo más difícil de los cuatro, como está quedando demostrado en estos play off.

La temporada ha servido para recuperar la ilusión de los aficionados, para que muchos se reencontraran con el sentimiento de ser seguidor del Alba. Así, en estos play off, daba mucho gusto ver un sinfín de camisetas del equipo, de esta y otras temporadas, algunas históricas. Gente que se volvió a enganchar con el club de su ciudad, de su tierra, de sus padres, de sus abuelos, de su sangre. Eso hay que valorarlo y ahora toca saber mantenerlo, lo que no será fácil con la decepción de no haber logrado el ascenso. Todavía es pronto para empezar a hablar de la temporada que viene, pero lo que está claro es que el fútbol le debe una al Albacete Balompié, que cayó con honor, esfuerzo y casta y sólo podemos felicitar al club, a la plantilla y al cuerpo técnico por haber sabido revivir un sentimiento que ahora debemos alimentar y mantener vivo con esa ilusión de recuperar un sitio merecido y necesario en la Liga de Fútbol Profesional.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets