Demos paso a la ilusión (La Tribuna, 29-05-12)

D

El Albacete Balompié superó la primera eliminatoria en la lucha por el retorno a Segunda, una empresa muy difícil, y más para un cuarto clasificado. De todas formas, el Alba tiene plantilla para luchar y lograr el ascenso, aunque debe exprimir al máximo sus posibilidades. Un equipo que perdona tantas y tantas ocasiones de gol, al final lo acaba pagando.

No ha sido el Alba un conjunto que durante la liga se haya caracterizado por ganar con solvencia sus partidos. A pesar de la superioridad manifiesta en algunos choques, el triunfo ha venido por la mínima o incluso se han dejado escapar puntos, aun siendo superior al rival. Ha sido igual toda la temporada, el equipo hace mucho, pero consigue poco. Al contrario, los rivales sacan petróleo de los errores que se comenten y de ahí que hayan conseguido mucho con tan poco, caso del mismo Orihuela. Viendo los dos partidos de la eliminatoria, la sensación que me queda es que el Alba tenía que haber ganado con autoridad ambos encuentros y no sufrir como lo hizo tras demostrar una notable superioridad. Es casi lo mismo que pasó en la liga regular, se tuvieron muchas oportunidades para conseguir holgadamente la clasificación para el play off, pero se consiguió a último momento y por lo justo.

Más allá de cómo se produjo, la ilusión que se ha vuelto a generar entre la afición será sumamente importante de cara a la siguiente eliminatoria y, ojalá, también en la definitiva. El Alba se metió en el play off tras un final de liga decepcionante, con resultados que no favorecieron  a que se crease un clima positivo en el entorno. Pero cuando todo el mundo rema para el mismo lado resulta más fácil retomar el buen camino, y con la implicación de toda la plantilla, se volvió a generar esa ilusión que llevó a un millar de aficionados hasta Orihuela para disfrutar al máximo con el triunfo del equipo.

La ilusión vuelve a adueñarse de la afición del Alba, igual que pasó en la Copa del Rey, y esa ilusión tiene que dar fuerzas a una plantilla que es capaz de hacer cosas muy buenas y a la que sólo falta, creo yo, que se lo crea realmente. Si este equipo tuviera sólo un pelín más de efectividad, conseguir el objetivo del ascenso estaría a su alcance y ahí es donde puede estar la clave. El grupo I ya ha demostrado su superioridad sobre el resto, pues sus cuatro equipos ganaron sus respectivas eliminatorias. El Castilla fue un torbellino que se comió al Cádiz con total autoridad, un torbellino que no logró vencer al Alba en los dos partidos de liga disputados entre ambos. Esa autoridad es lo que le ha faltado al Albacete para transmitir una mayor seguridad, pero por casta, ganas y esfuerzo no se le puede achacar nada a una plantilla que se está dejando todo por este escudo, por esta camiseta.

La afición tiene que dar ahora un paso adelante, un gran paso adelante. Este domingo el Carlos Belmonte tiene que ser una olla a presión que empuje como nunca, porque la empresa lo merece. La ilusión de devolver a este club donde se merece tiene que ser suficiente aliciente para que más de 10.000 almas se hagan una con la plantilla para permitirnos seguir soñando.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets