El Blog de Juan Carrizo

Artículos de Zona Press 09-10

En espera de un nuevo proyecto (La Tribuna, 29-06-10)

Share

Una semana hace que finalizó la temporada 09-10 y ya está faltando tiempo para poner en marcha el nuevo proyecto de un Albacete Balompié que, por exigencias del guión, deberá ajustarse mucho el cinturón y, por tanto, hilar muy fino, en una temporada que seguramente marque un punto de inflexión en la historia del club manchego.

Si ya es difícil sobrevivir con proyectos ambiciosos, como el de la pasada temporada, que hizo mucho ruido pero después fueron pocas nueces, habrá que ver qué son capaces de confeccionar los actuales mandatarios del club teniendo a la entidad metida en un proceso concursal, lo que obliga a ajustarse a lo que tienes, sin ningún tipo de alegrías. Ahora no se podrá hacer eso de inflar los presupuestos con partidas por ingresos publicitarios inalcanzables o la típica de traspasos, donde uno puede poner lo que quiera, pero que difícilmente se cumple, ya que no todos los años tienes alguna perla que poder vender.

Los presupuestos se van a ajustar exactamente a los ingresos reales de la entidad, o sea, que estarán en la mitad de lo que habitualmente hemos venido teniendo en los últimos años. Es la única manera de no seguir inflando una deuda que ahora se tiene la oportunidad de liquidar a través del concurso de acreedores. Camino de solucionar lo económico, lo importante es seguir vivo mientras lo consigues, es decir, mantener el estatus de equipo de la Liga de Fútbol Profesional, lo que no será fácil a la hora de confeccionar un equipo totalmente nuevo sin apenas recursos.

Por eso una de las cosas más importantes del nuevo proyecto es acertar con el entrenador, toda vez que todos querían la renovación de David Vidal pero no ha sido posible. Ciertamente desde el club no estaban muy convencidos de que Vidal fuera el hombre ideal para liderar un nuevo proyecto, pero al menos tuvieron la delicadeza de ofrecerle una continuidad que se ganó salvando el equipo cuando nadie daba un duro por él en el mes de marzo. No hubo acuerdo y ahora se entra en la tesitura de buscar un timonel adecuado para un proyecto muy modesto, pero que debe asegurar la categoría deportiva de la entidad.

Encontrar un entrenador con proyección, ilusión y ambición no debe ser excesivamente complicado. Lo difícil luego es que la cosa funcione, que se forme un bloque equilibrado y competitivo, aunque sea con jugadores de menos nombre, pero quizás con más ilusión, pero sobre todo que el vestuario esté unido y reme en el mismo sentido, en la dirección que marque el club, la entidad.

Lo que la temporada recién terminada es de nota, con jugadores pasando de todo, otros mostrando una nula implicación e incluso los que mejores parecían pegando la espantá el día del Recreativo, donde sufrimos un mazazo que nos pudo costar la permanencia.
Pues eso, señor Candel y señor García Palazón, afinen la puntería y no la vuelvan a cagar, que experiencia no les falta, ni conocimientos, ni intención, ni siquiera el apoyo de todo el entorno, pero por favor, no la vuelvan a pifiar.    

Share

Momentos de reflexión (La Tribuna, 22-06-10)

Share

Acabó una temporada que será más recordada por el sufrimiento que por las satisfacciones. El Albacete Balompié puso fin a un año de penurias deportivas cuando se esperaba más bien otra cosa.

Por eso ahora es el momento de reflexión, de autocrítica, de corrección de errores, de mirada al ombligo para saber lo que se ha hecho mal, que ha sido mucho, y tratar de corregirlo la próxima campaña, en la que ya, desde hace tiempo, había que estar trabajando para evitar que pase lo que ha ocurrido este año.

El Consejo de Administración de Rafael Candel y José Vicente García Palazón entró demasiado tarde en el club por el orgullo y escaso cariño que siempre demostró por la entidad el anterior Consejo, más preocupado su presidente por ganarse la plaza para Sudáfrica que de solucionar los mil y un problemas que ellos mismos se fueron creando a base de prepotencia y malas formas. Pero lo que tienen las cosas, tras una mala temporada, que se salvó en la última jornada, Rafael Candel seguía el sábado siendo vitoreado por los aficionados, quizás porque el todavía presidente de honor del club tiene la suficiente capacidad para reconocer los errores cometidos, algo que nunca hicieron los anteriores, aunque fueran echados a gorrazos del cargo por parte de los accionistas.

En lo económico, habrá que ver las cuentas, que no diferirán mucho a las de anteriores temporadas, porque los ingresos son los que son. Y además está por medio el proceso concursal, que hará que la próxima temporada el presupuesto quede reducido a casi la mitad. Por ello es importante la autocrítica y la reflexión para hilar muy fino a partir de ahora.

Donde la cosa ha ido de mal en peor ha sido en el tema deportivo, porque lo que parecía un proyecto ilusionante con una plantilla de mucho nombre y mucha ambición ha quedado como un grupo de escasa implicación, problemáticos en el vestuario y que, en muchos, casos, no han remado en la misma dirección que el club que les pagaba, aunque fuera cuando podía.

Obviamente no se puede meter a todos en el mismo saco, pues en un grupo de veintitantos futbolistas hay de todo, como en botica, pero son varios los que han defraudado de manera notable la confianza que se depositó en ellos cuando se les fichó el pasado verano. Porque por muy bien que quieras hacer las cosas, al final son los futbolistas, los que saltan al terreno de juego, los que deciden y definen la temporada.

Lo deportivo requiere un profundo análisis y un mejor futuro, y también habría que revisar otras secciones del club que parecen marchar a la deriva y que quizás han quedado algo desatendidas por parte del Consejo, muy centrado en el primer equipo y en los problemas económicos. La Ciudad Deportiva, la Fundación, la cantera, el futuro del club, no parece andar por el buen camino, como así se comenta dentro y fuera, quizás porque tampoco se acertó con el timonel y, en este caso, nadie quiere reconocerlo.    

Share

Agua milagrosa (La Tribuna, 15-06-10)

Share

El chaparrón que cayó el domingo por la tarde en nuestra ciudad le vino que ni pintado al Albacete Balompié. Con el miedo metido en el cuerpo afrontaba el conjunto manchego un partido a vida o muerte en el que las perspectivas no eran halagüeñas tras el desastroso partido de ocho días antes frente al Recreativo.

Esa derrota, que complicaba sobremanera la salvación del conjunto manchego, fue un mazazo del que muchos no se habían recuperado todavía cuando llegaba el siguiente partido, donde no valía otra cosa que no fuera ganar. Y menos mal que se consiguió, porque la tabla dice que en la última jornada hasta 10 equipos pelearán por las tres plazas de descenso que quedan por definir.

La victoria frente al Girona se produjo bajo un agua milagrosa, porque el equipo salió enchufado, marcó nada más empezar y después la lluvia torrencial hizo que el césped del Carlos Belmonte se convirtiera en una auténtica piscina, lo que favorecía, por supuesto, al que iba por delante en el marcador. Porque, que a nadie se le escape, el Girona se jugaba un punto vital que ahora deberá arañar en la última jornada, porque de otra manera podría descender.

Ahora en el Albacete ya se ven las cosas de otra manera tras sumar tres puntos balsámicos y afrontar el último envite en casa de un Cartagena sin opciones de ascenso y que ha recibido esta temporada varias prebendas del cuadro manchego. La primera fue dejar marchar a Toché sin ningún tipo de problemas y haberse convertido el murciano en el máximo goleador de los albinegros. La segunda es que durante la temporada son varias las veces que nos hemos encontrado al equipo de Juan Ignacio Martínez entrenando en la Ciudad Deportiva, haciendo un alto en el camino hacia alguno de sus desplazamientos. Además el sábado se podrían meter 1.000 albaceteños en Cartagonova, lo que dejaría en las arcas del club costero 15.000 euros.

Vamos, que todo son parabienes para que ambos conjuntos se sigan llevando bien la próxima temporada y para ello el Alba deberá seguir en Segunda División. No nos haremos daño, decía el del chiste. Pues eso, que no hay porque llevarse mal en unas últimas jornadas en las que se está viendo claro que los que se enfrentan a equipos que no se juegan nada acaban en la mayoría de los casos llevándose el gato al agua, y sino que se lo digan al Murcia, al Real Unión o al Huesca.

El problema es cuando el enfrentamiento es directo y son varios los que tienen que jugarse las habichuelas esta última jornada sabiendo que los que se miden a equipos como el Numancia o el Villarreal B lo tienen bastante claro. La competición es así, esta temporada, la pasada, la anterior y desde que el fútbol es fútbol.

Hay incluso equipos que tras el sorteo pactan con el rival de la última jornada, por aquello de dejar las cosas bien atadas antes de que pueda llegar otro, con una suculenta prima, y fastidiarte un ascenso o un descenso. No sabemos si el Albacete lo habló con el Cartagena allá por el mes de julio, pero lo que está claro es que los de David Vidal tendrán que ganar para no tener que volverse locos con las múltiples combinaciones posibles en esta última jornada y que, de no ser por un buen amigo, no habría sido posible clarificar, de la mejor manera posible, en las páginas de este diario.    

Share
Entradas Siguientes »
© 2008 by Juan Carrizo del Ramo