Tiempos de incongruencias (La Tribuna, 10-11-2020)

T

En estos tiempos que nos ha tocado vivir a causa de una pandemia se toman medidas que ciertamente son incongruentes. Viendo cómo la situación se ha desbordado con esta segunda ola, yo sería partidario de paralizar todas las competiciones no profesionales, es decir, las que por mucho protocolo que exista no tienen capacidad para controlar y manejar la situación.

Cada semana vemos partidos aplazados en la Tercera División de fútbol o en la LEB Plata de baloncesto, no hay jornada que se juegue completa y los partidos por disputarse se van acumulando.

Y no faltan equipos que deciden, por coherencia ante la situación, abandonar y no jugar, porque literalmente no tienen capacidad para ello, más allá de la responsabilidad sanitaria de tener claro que, con los medios de que disponen, están poniendo en riesgo a jugadores, técnicos y familiares.

Es normal que haya cierto respeto en estas competiciones en las que hay contacto, pero lo que no se entiende es que en campos al aire libre donde caben 10.000 espectadores no pueda acudir un millar.

Es una incongruencia que no pueda acudir espectadores a los terrenos de juego al aire libre, pero sí se permita ir al teatro o al cine, con todo el respeto del mundo para la gente del espectáculo, que también tiene derecho a vivir. Pero habrá que reconocer que no se entienda cómo se puede acudir a eventos a puerta cerrada y prohibir los que se realizan al aire libre.

Sinceramente, si todas las decisiones que toman son igual de incongruentes, es normal que nuestros dirigentes den a veces más miedo que el propio virus.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Mis Tweets