El opio del pueblo (La Tribuna, 19-05-2020)

E

Fue Karl Marx el que dijo aquello tan celebre de que «la religión es el opio del pueblo», algo que hace ya muchos años se trasladó, al menos en nuestro país, a nuestro querido fútbol, que hace olvidar las penas, centra las discusiones y diluye todo lo demás, de ahí que haya relegado a la religión como esa anestesia general que se utiliza hace muchos años.

Es curioso que en plena pandemia mundial, con miles de muertos, uno de los grandes problemas del país, junto a la falta de protección para los sanitarios, los miles de empleados metidos en un ERTE, empresas y autónomos abocados al desastre, haya sido el fútbol profesional.

Cierto es que esos cientos de millones de euros que se mueven no van a un único bolsillo y son muchas las familias que viven del fútbol, pero tampoco podemos olvidar los que viven del turismo, que son más, o los que viven de sectores paralizados totalmente por la pandemia.

Ahora da lo mismo la fase en que esté cada provincia, que el fútbol irá a su rollo porque se tiene que volver a jugar por lo civil o por lo criminal, aunque sea por decreto publicado en el BOE, lo que demuestra el enorme interés de los que mandan para que vuelva a rodar el balón y el pueblo tenga su anestesia y deje de pensar en lo mal que se ha gestionado la pandemia, los mil y un problema que se han generado y las pocas soluciones que están aportando. Quieren que se vuelva a hablar de quién ganará la liga, quién descenderá y lo mucho que el VAR ha perjudicado a tal equipo y no de sus meteduras de pata y de sus constantes cambios de criterio que evidencian su precipitación e improvisación. Pueden estar tranquilos, que ya no queda nada para que el opio del fútbol vuelva a fluir.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets