Querer es poder (La Tribuna, 10-09-2019)

Q

Pocos, por no decir ninguno, podría predecir hace ocho meses que el CP Villarrobledo pudiese tan siquiera sobrevivir a la tremenda estocada recibida por una mala gestión. El capitán abandonó el barco y dejó un tremendo socavón en la quilla, provocado por una deuda con la Seguridad Social que, además de ser inasumible, provocaba la imposibilidad de recibir otros ingresos.

Ante tal tesitura, lo normal habría sido dejar el barco a la deriva hasta que se hundiese, pero perder un gran pedazo de historia del fútbol en Villarrobledo no cabía en el corazón de esos valientes que decidieron liarse la manta a la cabeza y ponerse manos a la obra para evitar el hundimiento. Hubo conjura en el vestuario y los que decidieron quedarse se pusieron tan cabezones, que lograron lo que tanto se buscaba y no llegaba, el ascenso a Segunda B. No fue producto no de la suerte, sino que del trabajo, esfuerzo y empeño de un cuerpo técnico y unos jugadores entregados en cuerpo y alma a la causa.

Los hermanos De la Cruz, Berni y Alfonso, fueron valientes. Berni, jugador y presidente, no pudo tener un mejor retiro, jugando en el equipo de su pueblo y logrado un ascenso. Alfonso, desde la lejanía, aportaba lo suyo, pero ha sido Berni el que ha convencido a todo un pueblo que merecía la pena luchar por el CP Villarrobledo. Resulta elocuente lo que es capaz de hacer una buena gestión, honrada y transparente.

Es muy grande lo que han hecho Berni y Alfonso de la Cruz, pero también es muy grande el esfuerzo de todo un pueblo para conseguir lo que hace ocho meses parecía imposible. Enhorabuena a todos y a disfrutarlo.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets