Más fútbol, menos negocio (La Tribuna, 29-01-2019)

M

El Belmonte apareció el domingo con una pancarta que rezaba eso de “más fútbol, menos negocio”, en apoyo, según sus autores, al Reus, un club al borde de la desaparición por quebrantar las normas económicas impuestas por LaLiga.

Los tramposos, en todos los sitios y por todos los motivos, deben ser expulsados, por el bien de la competición y, sobre todo, de los que cumplen las normas. El fútbol se convirtió hace tiempo en un negocio, puro y duro, donde lo económico prima por encima de todo. Hoy un jugador está besándose el escudo de la camiseta y al día siguiente se cambia de club porque le pagan cuatro veces más.

“No me voy por dinero”, espetó Erice en su despedida del Alba. Claro, seguro que desde pequeñito su ilusión era vivir en Vancouver. Nadie podrá negarle el derecho a conseguir ese contrato que solucionará su futuro y el de su familia, porque seguro que todos haríamos lo mismo, pero esa frase le sobró.

El fútbol se ha desnaturalizado. Los clubes quieren mucho a sus aficionados, algunos con locura, pero luego llega el negocio, el dinero, y rompe con las ilusiones de esas personas que han decidido entrar a formar parte de una familia demasiado cargada de intereses económicos.

Al Alba, por mor del negocio, le están desmontando la plantilla, rompiendo la ilusión de esos 1.000 nuevos abonados que decidieron apostar por un equipo que dentro de una semana será otro bien distinto, no sabemos si mejor o peor.

Queramos o no, el fútbol es un negocio. Atrás quedaron los sentimientos. A ver cuando se dan cuenta los aficionados de que aquí, el dinero, manda por encima de todo.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets