Jesús Moreno, el contador de historias (La Tribuna, 14-06-16)

J

El sábado el periodismo local sufrió un duro golpe con la desaparición de uno de sus principales referentes, Jesús Moreno. Este jerezano afincado en Albacete desde los años 70 supo retratar como nadie la historia de esta ciudad a través de verdaderas obras de arte, como eran sus fotografías.

Jesús Moreno no sólo hacía fotos. Jesús contaba historias a través de sus instantáneas y lo hacía cuando las cámaras no eran digitales, ni siquiera automáticas, y allí estaba él, siempre atento, para apretar el disparador en ese mágico momento en que captar no sólo la imagen, también la noticia.

Las fotos de Jesús pueden resumir la historia de Albacete desde que llegó a la ciudad en los años 70 hasta que se jubiló en 2006, pero mucho más en el caso del Albacete Balompié, club al que tenía un cariño especial y siempre ha llevado en su corazón. Tanto es así que era imposible mantener una conversación sin acabar discutiendo por su defensa a ultranza de la entidad, estuviera quién estuviera e hiciera lo que hiciera. Y es que era muy cabezón, mucho más que yo, que ya es decir. En esos años compartidos de carretera y manta siguiendo al Alba aprendí tantas cosas de periodismo como de fotografía y, sobre todo, de su pasión por el club. Julián Rubio, Ferre, Martínez Bravo, Catali… cualquiera les ponía un pero.

Jesús era de cortado y cigarrillo. Como me recordaba Vicente Albujer, era el único que, fumando como un carretero, siempre tenía limpio el cenicero del coche. Su truco tenía. Los viajes a veces eran  interminables, sobre todo porque las carreteras de principios de los 90 no eran las de ahora y porque los cortados eran su gasolina. En un momento decidió fumar sólo cuando se tomase el cortado de turno y paramos 14 veces desde Albacete a La Coruña. No había prisa.

Su pérdida deja un vacío personal, pero no periodístico, pues su hijo menor, Josema, decidió seguir sus pasos y eso garantiza que la historia de Albacete y también la del Alba tienen su continuidad en las fotos de un Moreno, algo de lo que Jesús se sentía muy orgulloso, aunque todos sabemos cómo era para eso de expresar sentimientos.

Su recuerdo quedará en miles de fotografías, historias plasmadas en un papel, y también en nuestras memorias y en las anécdotas de tantos kilómetros compartidos.  Ahora, Jesús, hará fotos desde arriba, entre cortado «en taza» y cigarrillo. Descansa en paz amigo.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets