Pensar en el futuro, sin olvidar el pasado (La Tribuna, 31-05-16)

P

E l mundo del deporte nunca para. La temporada todavía no se ha terminado, con una jornada todavía por disputarse, pero las mentes de casi todos ya están en la próxima campaña, sobre todo en un Albacete Balompié que por desgracia volverá a sufrir los rigores de la Segunda División B. Y lo hará el equipo y también una afición que ha mostrado una madurez importante en estos momentos tan difíciles que se han vivido en las últimas semanas y donde  era mucho más fácil echar el carro por el pedregal que mantener ese apoyo al equipo hasta el último suspiro, por mucho que por dentro aparecieran las úlceras y las ganas de mandar a casi todos al carajo.

Por eso que en el deporte no hay freno, no hay pausa, hay que pensar ya en el futuro, porque de nada va a valer darle mil y una vuelta a lo que ha pasado. Buscar culpables, demonizar a este o al otro, no cambiará la historia ni evitará que el Alba vuelva a recorrer campos infames en una categoría de enormes diferencias y muchas trabas en el camino.

Eso no quiere decir que desde dentro del Albacete se busquen y se exijan responsabilidades y que se pongan los medios necesarios para evitar repetir los errores. Pensar en el futuro, pero sin olvidar el pasado es lo que tienen que hacer los dirigentes y los máximos responsables de un Albacete Balompié al que le toca otra vez revitalizar a una descontenta afición para que vuelva a engancharse en un proyecto que sólo puede estar encaminado a luchar por el ascenso. No cabe otra cosa en un club y en una ciudad como Albacete.

Es necesario que cuanto antes se definan estrategias y se ponga sobre la mesa ese nuevo proyecto que debe ser ilusionante, para que la llama que se encendió y se mantuvo en los últimos años no se apague.

Y en estos días de tremenda tristeza no me puedo quitar de la cabeza el mal momento que estará pasando Luis Castelo, un profesional como la copa de un pino que se incorporó a este proyecto para aportar su granito de arena y cuyo trabajo siempre ha sobrepasado el máximo de lo exigido por ese tremendo amor que siente por  el Albacete Balompié.

Por gente como Castelo, César Ferrando, Juanky, Pedro, Cano, David, Andrés, Adri, José, María José, Anastasio, Miguel Ángel, Osvaldo, Nico, etc., es por los que más duele este descenso.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets