Salvación económica y deportiva (La Tribuna, 26-05-15)

S

E l Albacete Balompié resolvió su temporada en lo deportivo y en lo económico de un plumazo el mismo día, con la victoria en Palamós ante el Llagostera y la resolución de la Audiencia Provincial de revocar el proceso de liquidación del club.

Lo deportivo se enderezó en la segunda vuelta con la mejora defensiva provocada por la incorporación de Pulido y Paredes, y la recuperación de Miguel Núñez. A partir de ahí, a pesar de los problemas para marcar a pesar de las muchas ocasiones, los resultados fueron llegando y se revertió la situación. Y menos mal que la lesión de Pulido llegó cuando todo estaba ya casi atado, porque la vuelta a la sangría de goles sembró algunas dudas que quedaron disipadas con un triunfo sobre el Llagostera en el que la fortuna tuvo parte de culpa, con ese balón que se le escapó de las manos al portero René en el último suspiro del encuentro.

Lo otro, lo económico, tiene mucha más miga, o menos, como se quiera ver. La situación estaba clara pero faltaba el visto bueno de la Audiencia Provincial. Y es que aquí se han conjugado detalles a tener muy en cuenta, como es la repercusión social de la entidad, su implantación en la ciudad y la intención de muchos para que no desapareciera algo tan emblemático como es el Albacete Balompié, que este mes de agosto cumplirá 75 años de historia.

Un proceso de liquidación, una vez abierto, no tiene vuelta atrás. Sólo en casos excepcionales, muy excepcionales, se pueden revertir. Estoy convencido de que si 25 empresas albaceteñas hubieran entrado en esta situación, las 25 habrían terminado en liquidación. Es lo normal. El proceso se ha revertido porque van a entrar en el club, entre unas cosas y otras, dos millones de euros, muy lejos de los más de 12 millones de euros de deuda que mantiene la entidad.

Aquí han entrado en juego otros muchos factores, como el apoyo institucional, es decir, político, tanto de Ayuntamiento como Diputación, y por supuesto la gran repercusión que su desaparición tendría al contar con 8.000 abonados y muchos simpatizantes, un impacto mediático que no tiene ninguna otra entidad y mucho menos una empresa.

Por eso, porque el Albacete Balompié no es una empresa al uso, porque es un sentimiento, un emblema, el club va a seguir existiendo y lo hará en Segunda División, así que, todos contentos.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets