El momento del puñetazo en la mesa (La Tribuna, 04-05-10)

E

Mucho se ha escrito y hablado sobre el momento de darle un puñetazo en la mesa y decir que el Albacete seguirá una temporada más en Segunda División, pero el caso es que por unas cosas o por otras ese puñetazo no ha llegado o no se ha sabido concretarse.

Pues el momento idóneo llega este domingo, con la visita al Carlos Belmonte de un Salamanca que, junto con el Murcia, parecen empeñados en que el Albacete no descienda y ya es hora de poner nosotros también nuestro granito de arena ganando el partido y pegando ese puñetazo en la mesa que sería significativo cuando quedarían después seis jornadas para finalizar la temporada.

El caso es que este Albacete no ha sabido hacer del Belmonte un fortín y la sangría de puntos que se han escapado en casa son uno de los motivos principales de que el equipo manchego ande peleando por la zona baja en una temporada en la que se prometió mucho, pero en la que se han hecho tantas cosas mal a nivel deportivo que ahí están los resultados. Esa plantilla que nos haría ilusionarnos y soñar con estar arriba ha demostrado ser una de las peores de la categoría, y no es lo que lo diga yo, lo dice la clasificación, que al final pone a cada uno en su sitio.

Tener tres entrenadores, un director general que ya no está, un director deportivo que tampoco, y haber dado hasta cinco bajas en el mercado invernal, tras el fiasco del lesionado Vivar Dorado, son para sentarse a reflexionar mucho sobre lo realizado en materia deportiva, sin olvidarnos que por la cabezonería de unos pocos los actuales mandatarios entraron en el club un 30 de junio, algo que, de todas formas, no exime de los muchos errores cometidos.

El caso es que estamos donde estamos y este domingo -por fin un partido en día y hora en la que deberían jugarse todos- el Albacete vuelve a tener la oportunidad de pegar ese puñetazo en la mesa para decirle a todos sus rivales que el equipo manchego seguirá otra temporada más en Segunda División. Obviamente los tres puntos en juego no darán la salvación matemática, pero servirían para poner tierra de por medio con rivales directos, caso de los charros, a los que también se les podría ganar en el golaverage particular, igual que ya se hizo con el Murcia.

O sea, que este domingo el Carlos Belmonte tiene que vestirse con sus mejores galas y para ello toda la afición tiene que acudir, con sus banderas, con sus bufandas, con sus camisetas del equipo, con sus bombos, con sus trompetas y con todo lo que sea necesario para empujar al equipo a la victoria. Lo que ocurra luego en el campo será cosa de los jugadores, de la táctica del entrenador y de las decisiones, pocas veces acertadas, del trencilla de turno, pero la afición tiene que estar ahí, apoyando, animando, dejándose la garganta para ayudar a ese triunfo tan necesario y clave.

Ganar allanaría el camino, y de qué manera, para conseguir una permanencia que nos tiene, a casi todos, muy preocupados.    

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets