El Blog de Juan Carrizo

Artículos de Zona Press 15-16

Jesús Moreno, el contador de historias (La Tribuna, 14-06-16)

Share

El sábado el periodismo local sufrió un duro golpe con la desaparición de uno de sus principales referentes, Jesús Moreno. Este jerezano afincado en Albacete desde los años 70 supo retratar como nadie la historia de esta ciudad a través de verdaderas obras de arte, como eran sus fotografías.

Jesús Moreno no sólo hacía fotos. Jesús contaba historias a través de sus instantáneas y lo hacía cuando las cámaras no eran digitales, ni siquiera automáticas, y allí estaba él, siempre atento, para apretar el disparador en ese mágico momento en que captar no sólo la imagen, también la noticia.

Las fotos de Jesús pueden resumir la historia de Albacete desde que llegó a la ciudad en los años 70 hasta que se jubiló en 2006, pero mucho más en el caso del Albacete Balompié, club al que tenía un cariño especial y siempre ha llevado en su corazón. Tanto es así que era imposible mantener una conversación sin acabar discutiendo por su defensa a ultranza de la entidad, estuviera quién estuviera e hiciera lo que hiciera. Y es que era muy cabezón, mucho más que yo, que ya es decir. En esos años compartidos de carretera y manta siguiendo al Alba aprendí tantas cosas de periodismo como de fotografía y, sobre todo, de su pasión por el club. Julián Rubio, Ferre, Martínez Bravo, Catali… cualquiera les ponía un pero.

Jesús era de cortado y cigarrillo. Como me recordaba Vicente Albujer, era el único que, fumando como un carretero, siempre tenía limpio el cenicero del coche. Su truco tenía. Los viajes a veces eran  interminables, sobre todo porque las carreteras de principios de los 90 no eran las de ahora y porque los cortados eran su gasolina. En un momento decidió fumar sólo cuando se tomase el cortado de turno y paramos 14 veces desde Albacete a La Coruña. No había prisa.

Su pérdida deja un vacío personal, pero no periodístico, pues su hijo menor, Josema, decidió seguir sus pasos y eso garantiza que la historia de Albacete y también la del Alba tienen su continuidad en las fotos de un Moreno, algo de lo que Jesús se sentía muy orgulloso, aunque todos sabemos cómo era para eso de expresar sentimientos.

Su recuerdo quedará en miles de fotografías, historias plasmadas en un papel, y también en nuestras memorias y en las anécdotas de tantos kilómetros compartidos.  Ahora, Jesús, hará fotos desde arriba, entre cortado «en taza» y cigarrillo. Descansa en paz amigo.

Share

Cuestión de confianza (La Tribuna, 07-06-16)

Share

César Ferrando mantuvo una reunión con el presidente del Albacete para hablar sobre su continuidad o no en el club manchego y el técnico de Tavernes entendió que no había confianza en su trabajo, al decirle que el club hablaría con otros entrenadores antes de tomar una decisión.

No sé si el club se equivoca o no, porque en esto del fútbol es muy difícil pronosticar lo que va a pasar, pero lo que está claro es que Ferrando tiene 57 años, ascendió al Albacete a Primera, entrenó al Atlético de Madrid, Nástic y Elche y ahora ha estado tres meses dándolo todo en un equipo que, como se ha podido comprobar, el problema no estaba en el banquillo, sino en la falta de calidad de su plantilla. ¿Qué tiene pues que demostrar Ferrando?

No veo a un técnico que ha estado en Primera entrar en un casting con otros que, con todos los respetos, no han pasado de la Segunda B, como es el caso de los que nombres que de momento han salido a la palestra.

Ferrando se ha mostrado firme y ha dejado claro que no iba a ser un segundo plato en un club que quiere y que respeta, pero en el que ya lo ha demostrado todo. O confías o no confías. El nuevo proyecto está en pañales, a la espera de conocer quién será el técnico y con qué plantilla contará, porque esa es otra, ahora mismo el vestuario es un auténtico solar y habrá que hacer un equipo nuevo. Dos tienen contrato y no se descarta de otro tres o cuatro puedan seguir, pero habrá que fichar entre 16 y 18 futbolistas, y habrá que hilar muy fino porque aquí el objetivo está claro y las exigencias máximas.

Llega pues el momento más complicado de la temporada para los que están en los despachos, porque tienen que dar forma a un  proyecto ilusionante para una afición desencantada, tras una temporada en la que, por mucho que se tratase de vender optimismo, el equipo ha sido incapaz de convertir sus palabras en hechos, por más que se repitieran, ya que en el campo nunca se vio realmente que durante la segunda vuelta hubiera capacidad para revertir la situación.

Apenas hemos tenido tiempo de disfrutar de la Segunda División y regresamos al pozo de la Segunda B, del que ya hemos visto lo mucho que cuesta salir. Pero a buen seguro de que el Alba es capaz de resurgir otra vez, como ya ha hecho tantas veces. Sólo hace falta acertar y el nombre del nuevo entrenador ya está a punto de salir.

Share

Pensar en el futuro, sin olvidar el pasado (La Tribuna, 31-05-16)

Share

E l mundo del deporte nunca para. La temporada todavía no se ha terminado, con una jornada todavía por disputarse, pero las mentes de casi todos ya están en la próxima campaña, sobre todo en un Albacete Balompié que por desgracia volverá a sufrir los rigores de la Segunda División B. Y lo hará el equipo y también una afición que ha mostrado una madurez importante en estos momentos tan difíciles que se han vivido en las últimas semanas y donde  era mucho más fácil echar el carro por el pedregal que mantener ese apoyo al equipo hasta el último suspiro, por mucho que por dentro aparecieran las úlceras y las ganas de mandar a casi todos al carajo.

Por eso que en el deporte no hay freno, no hay pausa, hay que pensar ya en el futuro, porque de nada va a valer darle mil y una vuelta a lo que ha pasado. Buscar culpables, demonizar a este o al otro, no cambiará la historia ni evitará que el Alba vuelva a recorrer campos infames en una categoría de enormes diferencias y muchas trabas en el camino.

Eso no quiere decir que desde dentro del Albacete se busquen y se exijan responsabilidades y que se pongan los medios necesarios para evitar repetir los errores. Pensar en el futuro, pero sin olvidar el pasado es lo que tienen que hacer los dirigentes y los máximos responsables de un Albacete Balompié al que le toca otra vez revitalizar a una descontenta afición para que vuelva a engancharse en un proyecto que sólo puede estar encaminado a luchar por el ascenso. No cabe otra cosa en un club y en una ciudad como Albacete.

Es necesario que cuanto antes se definan estrategias y se ponga sobre la mesa ese nuevo proyecto que debe ser ilusionante, para que la llama que se encendió y se mantuvo en los últimos años no se apague.

Y en estos días de tremenda tristeza no me puedo quitar de la cabeza el mal momento que estará pasando Luis Castelo, un profesional como la copa de un pino que se incorporó a este proyecto para aportar su granito de arena y cuyo trabajo siempre ha sobrepasado el máximo de lo exigido por ese tremendo amor que siente por  el Albacete Balompié.

Por gente como Castelo, César Ferrando, Juanky, Pedro, Cano, David, Andrés, Adri, José, María José, Anastasio, Miguel Ángel, Osvaldo, Nico, etc., es por los que más duele este descenso.

Share
Entradas Siguientes »
© 2008 by Juan Carrizo del Ramo