El Blog de Juan Carrizo

Artículos de Zona Press 10-11

20 años sí que son algo (La Tribuna, 14-06-11)

Share

Decía el tango de Carlos Gardel que 20 años no son nada, pero en esta ocasión sÍ que se puede decir claramente que sÍ que son algo. El pasado jueves se cumplieron 20 años del histórico primer ascenso del Albacete Balompié a Primera División y, como bien dijo Benito Floro en los prolegómenos del coloquio organizado por la Asociación de la Prensa Deportiva ,«hemos retrocedido 20 años».

El Alba empezó en 1990 a escribir las más bellas páginas de su historia como club. Historia que 20 años después escribe sus páginas más negras por lo que supone abandonar la Liga de Fútbol Profesional tras 21 años en los que parecía que el Alba ya era un clásico y no iba a bajar de ahí nunca.

Pero si hacemos un repaso a la historia del fútbol son muchos, muchos, los equipos que se pensaban que no abandonarían un status y que de pronto se ven metidos en un pozo del que cuesta muchísimo salir. Yo diría que hasta es más complicado ascender a a Segunda que a Primera, pues la Segunda División B, con 80 equipos y un sistema de play off al final de temporada, puede resultar tremendamente injusta. Una campaña impecable en la liga puede irse al traste con un mal día en el play off, ya sea tuyo o del colegiado de turno, que también se han dado casos.

Por eso 20 años sí que son algo para el Albacete; 20 años de estar con los grandes, de codearse con los mejores, de visitar los mejores campos, de viajar en Primera o en Segunda, para ahora, 20 años después, volver a la tristeza de esos duros campos de Segunda B, ahora la mayoría de césped artificial. El Alba regresa a sus primeros 50 años de historia, esos que vivió con una larga travesía en el desierto de la Tercera y la Segunda B hasta que un golpe de fortuna, la conjunción de muchos astros, lo llevó a lo más alto. Por eso, rememorar ahora ese mítico ascenso da todavía mucha más nostalgia.

Uno recuerda el viejo Carlos Belmonte completamente abarrotado, en contraste con ese moderno Estadio con sólo 1.500 espectadores en el último partido de liga. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? Está claro que son muchas las cosas se han hecho mal esta temporada, pero también la anterior y la anterior y así se va forjando el descalabro que ahora ha devuelto al Alba al pozo del fútbol español, esa Segunda B obsoleta y que lleva muchos años pidiendo a gritos una reestructuración.

Los clubes de Primera y Segunda, arruinados por su propia codicia, se acogen a la Ley Concursal para salvar el culo, pero ¿qué hacen las decenas de equipos de Segunda B que están igual de arruinados y no pagan a sus jugadores desde yo que sé cuando?
Quizás sea el momento de aligerar el peso, para que el salto entre la Segunda y la Segunda B no sea tan grande, pero el Alba de lo que se tiene que preocupar es de hacer bien las cosas, algo que ya casi ni los más viejos del lugar recuerdan como es. Estabilizar un club demasiado tiempo a la deriva es primordial en esta travesía del desierto que esperemos no sea muy larga.    

Share

La pelota, en el tejado del PP (La Tribuna, 24-05-11)

Share

Pasaron los comicios y hubo cambio, más bien revuelco electoral, con la llegada del Partido Popular tanto al Ayuntamiento de nuestra capital como a la Diputación Provincial y a la Junta de Comunidades. No será malo pues que siendo todos del mismo signo realicen la misma política deportiva en todos los frentes y se complementen unos a otros. Y no será malo que traten de impulsar una materia que anda abandonada de la mano de Dios.

Estaba claro que la gente quería un cambio, casi más porque se fueran unos que porque entraran otros. La situación del país pedía a gritos algo nuevo, pues lo de siempre estaba ya alicatado y posiblemente pasado de rosca.

En lo que atañe al deporte, nuestra región y, concretamente, nuestra provincia, ha sufrido un retroceso brutal en lo que a la elite se refiere. Lo único que ha salido para adelante han sido las propuestas populares, caso del Circuito de Carreras Populares, el de BTT y los Juegos Deportivos Municipales. Todos han conseguido un éxito de participación y además han ocupado mucho tiempo de ocio tanto para los más jóvenes como a la gente que buscaba alternativas deportivas a otras actividades menos provechosas.

Pero en el éxito del deporte popular, los dirigentes de esta región y de esta provincia se han olvidado del deporte de elite. ¿Cuando proyectos deportivos de alto nivel han ido cayendo progresivamente en los últimos años en Castilla-La Mancha? Si nos ponemos a contar nos asustaríamos. El único que ha seguido adelante ha sido el balonmano, especialmente en Ciudad Real, un club rodeado de éxitos y también de subvenciones, que con un buen talonario siempre es más fácil hacer el mejor equipo.

En el voleibol se ha visto como caía un clásico como el CV Albacete, habitual en competiciones europeas, pero también se fue a pique el CV Toledo, con más promesas que realidades. En el fútbol sala estaba aquel Talavera CCM que ganó títulos nacionales en la máxima categoría y que murió como otros que han ido cayendo y los que sobreviven lo hacen a duras penas. En baloncesto, ya me dirán cómo es posible que una región tan grande como esta no es capaz de tener un equipo al menos en LEB Oro, de donde ha descendido un Fundación Adepal creado con pies de barro y que llegó a la segunda categoría nacional casi a empujones. En Albacete, con una gran tradición en el deporte de la canasta, ya ni tenemos un equipo en EBA. Que triste.

Luego están los deportes individuales, donde pocos destacan y si tenemos representación en los Juegos Olímpicos es gracias a los agregados al Programa Castilla-La Mancha Olímpica que da cobijo a todo el que quiera una buena subvención aportando buenas marcas, aunque vengan del otro lado del charco, y despreciando a los atletas de la tierra, que no serán tan buenos, pero se merecen, como mínimo, alguna recompensa a su esfuerzo.

Pues eso, que el deporte regional y provincial está hecho una autentica pena, aunque no es de extrañar, ya que puede ser un reflejo de como está todo lo demás. Vamos a ver de lo que son capaces los nuevos dirigentes en esta materia en la que hay mucho, pero mucho, en lo que mejorar.    

Share

El futuro del Albacete Balompié (La Tribuna, 17-05-11)

Share

Los negros nubarrones que se cernían sobre el Albacete Balompié esta temporada terminaron por confirmar lo que se veía venir desde hacía tiempo, el descenso a los infiernos de un club demasiado preocupado por guerras internas, por ese quítate tú pa ponerme yo que se lleva produciendo desde hace muchos años y siempre con los mismos protagonistas, porque, no nos engañemos, el Alba tiene más de 8.000 accionistas, pero al final no llegan a la veintena los que controlan el cotarro, es decir, el paquete accionarial suficiente para pasarse la opinión de los otros 7.980 por el forro.

Consumado el descenso a Segunda División B las decisiones que ya han empezado a tomarse respecto a la plantilla de la próxima temporada dan mucho, mucho, mucho miedo. Todavía no sabemos quién será el director deportivo, algo que debía haberse concretado en febrero, tras el doble fracaso que supuso la confección de la plantilla el pasado verano y que se confirmó en el mercado invernal.

También está el tema del entrenador, al que muy pocos son los que ven al frente del equipo la próxima temporada y mucho no ayuda su intención de ponerse a hacer experimentos en la recta final del campeonato provocando un ridículo que puede acabar con el escaso crédito del que dispone. No es que Mario Simón no sea un buen entrenador.

Nadie duda de sus conocimientos ni su capacidad, al menos desde aquí, pero si hablamos de que el año que viene hay que hacer un equipo para subir quizás habría que echar mano de la experiencia, tanto en el banquillo como en la propia plantilla, y dejarse los experimentos con gaseosa. Muchos se creen que en el Albacete B está la base de la plantilla de la próxima temporada, pero quizás no se dan cuenta de que en el filial lo que hay son jugadores de Tercera y que además militan en uno de los grupos más flojos de la categoría, y hay 18.

De momento su aparición masiva en el primer equipo está demostrando que están muy verdes y que siempre es muy bonito hablar de futuro y de cantera, pero a veces los árboles no nos dejan ver el bosque. Si el Alba quiere hacer un proyecto de futuro a medio plazo, con Mario Simón y los chavales del filial, perfecto, pero sabiendo que para cuajar necesitaran dos o tres temporadas. Si lo que el Alba busca es volver cuanto antes a Segunda División, algo en cierto modo necesario teniendo en cuenta la situación económica de la entidad, pues hay que hacer una apuesta por la experiencia y por un entrenador y unos jugadores acostumbrados a la Segunda División y a las fases de ascenso. Y esto no es que lo diga yo, lo dice la gente de fútbol.

Y en lo que al Consejo de Administración se refiere, también se está hablando mucho sobre si se tienen que ir, pero lo cierto es que, de momento, aquí nadie sale a la palestra para hacerse cargo de la entidad. El club no puede quedar sin dirigentes y, si hay gente que quiere relevar a los actuales, pues nada más fácil que ir a proponérselo, a ver por donde sale la cosa, y no empezar con las habituales intrigas palaciegas a las que nos tienen acostumbrados los unos y los otros.    

Share
Entradas Siguientes »
© 2008 by Juan Carrizo del Ramo