El Blog de Juan Carrizo

Un mes más de sufrimiento (La Tribuna, 30-05-17)

Share

El Albacete lo tuvo en su mano, pero no lo consiguió a la primera. Fue una de esas eliminatorias en las que te queda ese mal sabor de boca de no haber sido peor que tu rival, incluso de no tener la sensación de que el Lorca hiciera más méritos, pero aquí no valen méritos, ocasiones o si uno quiere jugar y el otro no. Aquí lo que valen son los goles y si son fuera de casa, mejor. Eso decidió la eliminatoria, ese fallo defensivo en una falta lateral que te condenó en la ida.

Ahora toca seguir remando, seguir peleando contra equipos que están en su mejor momento de la temporada y así lo han demostrado en la primera eliminatoria, mientras que por tu parte, el equipo sigue sumido en su particular atasco del que no despierta.

Las diferencias son enormes entre el Alba que acabó el mes de enero como un líder sólido y el Alba que va a terminar mayo con un fútbol depresivo que manifiesta excesivas carencias.

Más allá de que haya jugadores con experiencia, jugadores con calidad, jugadores con hambre, ahora muy de moda, resulta complicado adivinar a qué juega el Albacete. En los últimos meses se ha renunciado a la banda izquierda, por donde José Fran estaba realizando un buen trabajo. Eso significa que todo el juego se vuelque a la derecha, donde Josan es una sombra del futbolista que desbordaba y destrozaba defensas en la primera vuelta del campeonato, quizás porque todos los rivales saben que sólo entras por esa banda y la cierran a cal y canto. Otro apunte está en tu centro del campo, con Gálvez en clara misión defensiva, no aparece un jugador capaz de llevar la manija del equipo, de tener la batuta, de manejar los tiempos, de volcar el juego a un lado u otro, de ordenar correr o de ordenar frenar. No tenemos ese organizador que sí encontramos en los rivales, que por cierto nos suelen ganar en la parcela ancha del campo.

Carnicer hace un poco esa función de iniciar las jugadas y lo hace volcado a la izquierda, aunque claro, eso cuando no está en su constante guerra particular con el rival de turno, algo que hemos visto toda la temporada. Si el que tiene que ser el cerebro del equipo es el primero al que le saltan las neuronas, mal camino llevamos. Le saltaron en la ida y le saltaron en la vuelta. No aprendemos y ya no quedan comodines, pero por lo menos tenemos fe porque sabemos que esta plantilla sabe jugar al fútbol, sólo queda lo vuelvan a demostrar.

Share

Ningún comentario »

Tu comentario

Entra con tu usuario para escribir un comentario.

© 2008 by Juan Carrizo del Ramo