El Blog de Juan Carrizo

No siempre perder es un fracaso (La Tribuna, 16-05-17)

Share

El 21 de diciembre de 2012 tiene que ser una fecha marcada en rojo en el calendario de los aficionados del Atlético de Madrid. Fue el arranque de la mejor etapa en la historia del club rojiblanco. Aquel gélido día, el Albacete de Antonio Gómez asestó un golpe mortal en el Calderón. Fue el detonante para la destitución de un Gregorio Manzano que ya llevaba semanas tambaleándose en el banquillo.

Como agua de mayo, aunque fuera invierno, llegó el Cholo Simeone y a partir de ahí, a mi entender, el Atlético dejó de ser el pupas para convertirse en uno de los mejores clubes de Europa. No vamos a repasar los títulos y logros conseguidos en estos años, pero parece que para algunos no son excesivamente críticos con la eliminación en las semifinales de la Champions frente al Real Madrid.

Para muchos, el segundo en una competición es el primer derrotado. La ambición debe estar presente siempre, porque sin ella es difícil superar retos, pero eso no quiere decir que quedar segundo sea un fracaso, ni mucho menos. El Atlético, hasta la llegada de Simeone, había sido un equipo cuyos éxitos solían ser flor de un día. Por un motivo u otro no existía la continuidad que ha tenido en estos cuatro años y pico del argentino en el banquillo.

Mantenerse entre los mejores de Europa durante estos años es fruto de un trabajo eficiente y de un estilo que ha conseguido que jugadores de calidad alta, pero sin el estigma de cracks que tienen otros, hayan llevado al Atlético de Madrid donde está. Ser el entrenador de equipos como Real Madrid o Barcelona tiene otras connotaciones. Allí, con tanta mega estrella, el principal trabajo del técnico es conseguir que haya armonía y mantener a raya los egos de uno y otro. De lo futbolístico, casi ni hablamos. En equipos como el Atlético, el trabajo táctico es fundamental, así como el psicológico, y ahí radica el éxito de Simeone.

Por ello, cuando llega la decepción, hay que abrir la mente y mirar atrás, ver de dónde viene este Atlético y lo que ha hecho por el camino, para darse uno cuenta que entrenador y jugadores sólo merecen el aplauso y reconocimiento, tanto en la victoria como en la derrota. No sé si será el último año del Cholo, pero seguro que muchos de los que ahora le critican por no poder con el Real Madrid, serán los primeros en acordarse del argentino cuando lleguen las vacas flacas. Así es el fútbol.

Share

Ningún comentario »

Tu comentario

Entra con tu usuario para escribir un comentario.

© 2008 by Juan Carrizo del Ramo