El Blog de Juan Carrizo

Seis jornadas para disfrutar (La Tribuna, 14-03-17)

El domingo disfruté con el partido del Arcos Albacete Basket. Y lo hice más allá de la victoria, que tanta falta hacía para dar un golpe de timón a la preocupante cuesta abajo que había cogido el equipo.

Disfruté porque a pesar de la mala racha, los malos resultados e incluso el mal juego, el Pabellón del Parque estaba lleno y cargado de optimismo. Quizás uno está mal acostumbrado a ese público resultadista, futbolístico, que sólo aparece en los triunfos y se volatiliza en las derrotas. Pues eso no pasa con el Albacete Basket, un buen síntoma de que el proyecto que empezó con ilusión y vive su primer bache se ha consolidado en el corazón de los albaceteños.

Disfruté al ver cómo el veterano Diego Fox sigue dando todo lo que tiene por esa camiseta verde que tendrán que retirar el día que decida dejarlo, que esperemos sea más tarde que pronto. Su presencia en la pista revoluciona el partido, levanta a la gente de sus asientos y carga de adrenalina a sus compañeros. Pocos son capaces de tener ese liderazgo y esa chispa como tiene el pibe.

Disfruté al ver cómo jugadores que están de paso, que llegaron el pasado verano y que seguramente el siguiente vestirán otra camiseta, tiran del carro a pesar de todo lo que ha pasado, las idas y venidas y la descomposición en la que parecía haber entrado la plantilla. Davis y Torres demuestran ser dos profesionales como la copa de un pino. Y qué decir de gran Nathanaelson; que sí, que es algo torpe con el balón en las manos, pero se lo deja todo en la cancha y lo vive de tal manera que si no fuera por ese color blanquecino que lo delata uno diría que es del barrio del Pilar en lugar de la lejana Islandia.

Y por último disfruté al ver la explosión, por fin, de dos chavales con un potencial enorme. Maldonado, al que se le tiene que quitar el miedo de mirar el aro, salió como perro de presa y realizó una labor de esas que no se ven en las estadísticas, pero aprecian los que saben de lo que va este deporte. Y qué decir de José Antonio Blázquez, con ese impresionante físico por explotar que apareció para liderar la remontada del Albacete Basket. Lo vimos correr el contragolpe, rebotear, asistir, penetrar y hasta se marcó un triple decisivo.

Y para colmo, el equipo ganó, que falta le hacía, pero, qué quieren que les diga, para mí fue lo menos importante. Seis jornadas nos quedan para disfrutar, habrá que aprovecharlas.

Ningún comentario »

Tu comentario

Entra con tu usuario para escribir un comentario.

© 2008 by Juan Carrizo del Ramo