Tiempo de espera en el Albacete (La Tribuna, 18-06-13)

T

¿Por dónde camina nuestro Albacete Balompié? Sólo parece que lo saben ellos, porque el resto del mundo tenemos que esperar, con incertidumbre y hasta preocupación a que aparezcan las noticias que de momento ni están ni parece que se les espere hasta el 27 de junio, fecha en la que finaliza la ampliación de capital.

Más allá de la necesidad que el club tiene de ascender de categoría, que el equipo quedase eliminado en la primera eliminatoria ha dejado un enorme vacío informativo que nos tiene en ascuas.

A los futbolistas se les dijo en su momento que el 30 de junio estarían liquidados en sus deudas, pero en el final de temporada nadie del Consejo se dignó hablar con ellos. Existe confianza por parte de los jugadores, que incluso llegaron a decir que si llegado el caso había problemas retirarían las denuncias, pero nunca viene mal un poco de cariño desde los dirigentes. También es cierto que muchos veces los jugadores, en estos temas, se quejan de vicio, porque si el presidente aparece mucho por el vestuario no les gusta, y si aparece poco, también se quejan.

El caso es que los jugadores se marcharon la pasada semana y no tienen noticias sobre cuando se les pagará la importante deuda acumulada. En similar situación están los empleados del club, que lo están pasando mucho peor que los jugadores, primero porque cobran menos que la mayoría de los futbolistas y segundo porque para un empleado por cuenta ajena, con hijos, hipoteca y demás, no cobrar un mes ya es un desastre, dos una hecatombe y tres el acabose.

Para la próxima temporada, y antes de solucionar la que termina, con mucha tela que cortar, ya se habla de un proyecto ilusionante para ser primeros de grupo, pero son incapaces de hacer una oferta en condiciones al técnico y a los futbolistas que interesan porque no saben cuál va a ser el presupuesto. Todo pendiente de la ampliación de capital y del inversor. Todo castillos en el aire que no aterrizarán hasta el día 27 de junio y haya fumata blanca.

El club tiene que cerrar el ejercicio el 30 de junio, un ejercicio que ha sido un auténtico desastre en lo económico. Se ha gastado mucho más de lo que se tenía, es decir, no salimos de Málaga y nos metemos en Malagón. Un club recién salido de un concurso de acreedores que además tiene más que difícil cumplir ya está endeudado hasta las orejas a las primeras de cambio. No aprendemos.

Siempre he comentado que la ampliación de capital ha estado mal gestionada desde el principio. Se dejó morir la primera fase, unida a la segunda, y en la tercera gritamos que venía el lobo, con palabras como «muerte» o «desaparición», con un SOS a nivel nacional que resultó un auténtico fracaso. Ni los de casa ni los de fuera acudieron a la llamada de socorro. Había que buscar un inversor, con todo claro desde el principio, es decir, que el que pusiera los cuartos lo haría por la imagen de Iniesta, no por el Albacete. Y como no se midieron bien los tiempos todavía está por cerrarse la ampliación, con la soga al cuello y la rumorología como único recurso para los que tratamos de informar. Yencima tenemos que aguantar que nos metan goles por la escuadra por mor de las circunstancias.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets