El deporte de elite muere en Albacete (La Tribuna, 14-07-09)

E

El deporte de elite albaceteño hace tiempo que está herido de muerte y poco a poco vamos asistiendo a su paulatina desaparición. Pronto sólo quedará el deporte popular, que parece ser que es lo único que podrá sobrevivir ya está sufragado prácticamente al 100% por las instituciones.

Albacete tuvo un momento álgido en los inicios de los años 90, que más o menos ha ido continuando hasta mediados de la presente década. El ascenso del Albacete Balompié a Primera y los ascensos de CABA y Club Voleibol Albacete dieron unos años de esplendor al deporte local. Pronto se sumó el fútbol sala y a nivel provincial apareció el Hellín en baloncesto, al mismo tiempo que en la capital el CABA iba perdiendo fuelle por esa falta de recursos económicos que son el lastre para todos los clubes de nuestra provincia.
Fue precisamente el CABA el primero en caer, a pesar de llenar el Pabellón del Parque.

Aunque lo han intentado en los últimos años, ha sido imposible devolver la ilusión a la afición. Sin recursos para hacer equipos competitivos, el devenir de los cabistas por la Liga EBA ha sido con más pena que gloria y si nos quedaba algo de vida en el baloncesto provincial con el ADB Hellín, pues también ha caído este verano por esa falta de recursos. Nos quedamos sin baloncesto en EBA, que aunque fuera una categoría menor, al menos ahí estaba. Lo mismo pasa con el equipo femenino del CABA, que ha tenido la posibilidad de jugar en la Liga Femenina 2, segunda categoría a nivel nacional, pero que no ha podido hacerlo por la falta de presupuesto, y eso que cuentan con la ayuda de Caja Rural Albacete, pero no es suficiente.

Lo del Club Voleibol Albacete clama al cielo, porque si un equipo albaceteño ha sido estandarte de esta ciudad por toda España e incluso por toda Europa, ese ha sido nuestro querido equipo de voley.

Manda narices que un equipo con posibilidades, siempre en los primeros puestos y ofreciendo un rendimiento por encima de sus posibilidades, al saber administrar de manera excelente sus escasos recursos, se haya ido al garete por esa falta de recursos, por esa falta de apoyos empresariales. Sólo unos pocos se han tirado a la piscina, algo insuficiente. Lo del voleibol no sólo ha pasado en Albacete. Otros muchos equipos de Superliga han ido cayendo en los últimos años.

Y ahora la Superliga parece casi la liga canaria, pues allí parece que no afecta la crisis, que existe apoyo empresarial e institucional. Por que si no, ya me dirán de dónde sacan lo que otros no consiguen en la península.

Muerto el baloncesto, desaparecido el voleibol, el fútbol sala se mantiene a duras penas, pero sabiendo que apenas puede aspirar a tener un equipo de cantera y con bajo presupuesto, excesivas limitaciones para luchar frente a otros más poderosos. Y el Fundación Albacete de fútbol femenino también renunció a una plaza en la polémica nueva Superliga.

Así, a poco que nos descuidemos, sólo nos quedarán los Juegos Deportivos Municipales y el Circuito de Carreras Populares. Y el que quiera deporte de elite, pues a ver la tele. Es lo que hay.

Sobre el autor

Juan Carrizo

Jugador y entrenador titulado de baloncesto, practicante de otros deportes como el fútbol, el atletismo o el tenis, trabajo como redactor de deportes en La Tribuna de Albacete desde 1991 habiendo colaborado en diferentes ocasiones y en varias emisoras locales como Radio Chinchilla, COPE o la desaparecida Arco Iris.

Add comment

Categorías

Mis Tweets